Subscribe:

lunes, 1 de marzo de 2010




Si bien, podemos vislumbrar una situacíon perfecta en la cual la empresa deprecie conforme al método señalado por ley sus activos, sin embargo, en la practica, no siempre se lleva de la forma más cómoda, existen circunstancias tanto internas como externas a las cuales debe hacer frente la empresa, y para ello se toman decisiones, así que:

¿que pasa si se quiere vender un activo, antes de que este se deprecie totalmente? 
¿que ocurre si el bien sufre un daño por el cual nos es inservible?
¿Y si ocurre algún siniestro, en el cual no sea rescatarle el activo en cuestión?
¿Si nos roban un Activo?

La ley del impuesto sobre la renta contempla estas situaciones, veamos que nos indica:


De acuerdo a lo señalado en el Art. 37, parrafo 6to. - 8vo.
 de la  L.I.S.R.

Como debemos deprecias los activos fijos que se encuentren en los siguientes supuetos:


  • Enajenación del activo fijo.
  • El activo fijo se considere como inservible.

En ambos supuesto, cuando el contribuyente  enajene un activo fijo, el cual no  se haya deducido de forma total antes de su enajenación; o en el caso de que los bienes activos dejen de ser útiles por considerarles que no contribuyen a  la generación de los ingresos en nuestro negocio.


En los dos supuestos  se deberá de deducir el valor restante del bien, hasta llegar  a un valor residual  de cero en el caso de la venta del bien y de solo un peso en nuestros libros en el caso de considerar el activo como inservible. El calculo se señala en la siguiente formula:

En el supuesto del bien dañado, tenenos dos opciones:

  • Si el bien activo ya no es útil, y se da de baja, se tienen que destruir y tener constancia de este hecho para comprobar a la autoridad lo ocurrido de la baja del bien.

  • Supongamos que alguna refacción podría hacer rescatable al activo, y que encontramos dicha refacción, podemos vender el activo y acumular lo obtenido.



A razón de este mismo tenor, pero cuando se  aplico una deducción de inversión acelerada, el artículo  221 1er. párrafo, f-III la L. I. S. R.  nos indica:


Pérdida o inutilización de los bienes.

En el caso de que un activo fijo sea objeto de robo, procedemos de acuerdo a ley:

supongamos que uno de nuestros equipo de computo es objeto de un robo, supongamos también que esta computadora tenia un seguro por robos, tenemos una disyuntiva entre dos opciones:

  • Como es asegurado, recuperare parte de su valor, si no adquiero un equipo nuevamente por no ser imprescindible o por simple mente no volverlo a adquirir, lo recuperado por el seguro formara parte de nuestra base grabable, por ella deberemos de pagar un impuesto y debemos también, depreciar totalmente el activo.

  • Como el bien me es necesario requiero reponerlo, la aseguradora me repone parte del valor del bien, si opto por reinvertir en un equipo que me ayude a cumplir con las tareas del equipo robado, no haré acumulable el dinero recuperado por la aseguradora, e iniciare a deprecias dicho bien, partiendo de lo faltante por depreciar de aquel equipo robado y solo grabara la diferencia que pudiese quedar como no re-invertida, recuperada por el el seguro del equipo; esto de acuerdo a lo señalado en el articulo 43 L.I.S.R. parrafo III - VIII:

    "Cuando el contribuyente reinvierta la cantidad recuperada en la adquisición de bienes de naturaleza análoga a los que perdió, o bien, para redimir pasivos por la adquisición de dichos bienes, únicamente acumulará la parte de la cantidad recuperada no reinvertida o no utilizada para redimir pasivos. La cantidad reinvertida que provenga de la recuperación sólo podrá deducirse mediante la aplicación del por ciento autorizado por esta Ley sobre el monto original de la inversión del bien que se perdió y hasta por la cantidad que de este monto estaba pendiente de deducirse a la fecha de sufrir la pérdida.

    Los contribuyentes podrán solicitar autorización a las autoridades fiscales, para que el plazo señalado en el párrafo anterior se pueda prorrogar por otro periodo igual.


    La cantidad recuperada no reinvertida en el plazo señalado en el quinto párrafo de este artículo, se ajustará multiplicándola por el factor de actualización correspondiente al periodo comprendido desde el mes en que se obtuvo la recuperación y hasta el mes en que se acumule.


    Cuando sea impar el número de meses comprendidos en el periodo en el que el bien haya sido utilizado en el ejercicio, se considerará como último mes de la primera mitad de dicho periodo el mes inmediato anterior al que corresponda la mitad del periodo.